jueves, 4 de diciembre de 2014

Amamantar, ese gran desconocido.

Amamantar a un recién nacido, digan lo que digan, no es tarea fácil.

No se vosotras, pero por todas partes, lo cuentan como una experiencia extrasensorial, desde la engañosa TV con esas imágenes de mamas con sus bebes al pecho, como si el pequeño y la teta tuvieran un imán y ellos solos se encontraran, hasta las clases pre-parto, recuerdo de ellas que es el mejor alimento para el bebe (estoy de acuerdo), es el método mas económico (ejem, con algún que otro gasto señoritas matronas, que los sujetadores de lactancia, las cremas para pezones y los sacaleches no los regalan en el hospital...), se crea un vinculo especial madre-hijo (posiblemente), etc.

Por todo ello tomé la decisión que quería dar el pecho a mi hijo; en fin, llega el GRAN DÍA, llega a mis brazos "El pequeño saltamontes", llegamos a la habitación y la enfermera detrás: "¿Vas a querer dar el pecho?" - "Si, por supuesto".
Total que la enfermera agarra la teta, la cabeza del niño y ale....


Menos mal que el instinto fluye por las venas por que sino...,  ¿Como suelto al bebe? ¿Se suelta el solo? ¿Como se cuando tengo que darle otra vez? ¿El otro pecho cuando termine o cuando vuelva a pedir? Oiga señorita que no se como ponerle la cabeza...

Benditas abuelas que siempre están ahí (quieras o no quieras), y bendita amiga (tu ya lo sabes) que vino a asesorarme.

Pasadas 24 horas, mis pezones no eran míos, la palabra grieta es poco para la carnicería que había hecho el peque, al día siguiente nos dijeron que seguramente era por el frenillo lingual (WHAT?!?!?), la primera vez en mi vida que lo oía, solución: cortarlo; palabras del pediatra: ya se lo revisaran.
Lo triste es que a ningún pediatra le importa un pimiento tu pecho dolorido y en carne viva, siempre y cuando el bebe gane peso; y es que mi hijo, como buen animalito al fin y al cabo no quería morirse de hambre por lo que 24 horas pegadas al pecho y con su madre llorando a moco tendido,el ganaba peso!!!

A los 7 días le cortaron el frenillo a Adrián, y mejoró la lactancia considerablemente, ya iba conociendo sus formas de pedir teta (siempre la solución era la teta) y su forma de mamar dejó de doler tanto, aunque no dejaba de molestar, aquí vuelve a aparecer mi bendita amiga, siempre estaba disponible para mis dudas, sobra decir que ella es una mama lactante experta, los whatsapps a las tantas de la noche eran la norma, me hizo darme cuenta que si aun después de cortar el frenillo a Adrian seguía doliendo no era normal, quizá la postura? el agarre?.... tantas cosas que deberíamos hacer una carrera a parte para ser madres, no se como lo hicieron nuestras abuelas.

Como es normal en nuestra generación, consulte el tema por Internet y Dr. GOOGLE me presento a la asociación SINA, todavía recuerdo el dia que llamé y acudí a una de sus reuniones de mamas, no era la única ya desesperada con el tema TETA y pensando en abandonar, gracias a ellas, y después de aprender el Kamasutra tetil, en 1 mes Adrian y su teta (yo) eramos uno, plena sintonia y precioso darle de mamar.

En fin después de todo el rollo mi conclusión: dar de mamar es un trabajo duro, pero gratificante, pero nadie hace hincapié en lo duro que és.

Al final a los 3 meses Adrián no quiso mas pecho e imagino que por todo el esfuerzo que puse en darle de mamar me quedé con un sentimiento de culpa que me acompañó muchos meses, pero ese es otro tema.

http://www.asociacionsina.org/

2 comentarios:

  1. Hola! estoy de acuerdo en todo contigo, mamar es precioso pero no es tarea facil! como te hizo saber a los 3 meses Adrian que no queria mas pecho?

    ResponderEliminar
  2. Pues imagino que el abandono de la lactancia comenzó cuando ingresaron a Adrián en la UCI, como se fatigaba mucho mamando (e imagino que para ellos era mas cómodo) le daban biberones, de mi leche y formula. Cuando se puso mejor y nos dieron "permiso" para volver a la teta, Adrián la cogía con muchas ganas pero a los pocos minutos lloraba y lloraba desesperado y terminaba dándole un biberón, y ese fue el principio del fin; intenté darle biberones de mi leche pero siempre tenia que completar las tomas con formula por que no daba a basto, quizá a día de hoy habría intentado otras muchas cosas antes de abandonar definitivamente; pero no fue un buen momento personal y laboral muy bueno, las cosas surgieron así. Un saludo.

    ResponderEliminar